martes, 31 de enero de 2012

Serrania La Cerbatana

Como es de costumbre la primera semana del nuevo año siempre se planifica la visita a un lugar en nuestra extensa Venezuela, en esta ocasión el equipo decidió visitar el norte del estado Bolívar en específico La Serranía de La Cerbatana. Con los primeros rayos del sol del segundo día del nuevo año ya nos encontrábamos navegando sobre la chalana el majestuoso rio Orinoco, el trayecto desde Cabrutas hasta Caicara del Orinoco no tardo mas de 45 min gracias a que nos encontrábamos a favor de la corriente, ya en el poblado recargamos los tanques de combustible y tomamos rumbo hacia nuestro primer objetivo, El Salto Maniapure, Salto Chaviripa y la piedra King Kong, ubicados al Nor Oeste de la serranía. 
                                

Nuestro arribo fue muy rápido al salto Chaviripa donde decidimos armar campamento y disfrutar de este salto al igual de sus pozos y reponer fuerzas, ya que, teníamos más de 15 horas manejando desde Caracas, este salto tiene un aproximado de 100 metros de caída, posee varios escalones y un pozo al pie del salto, desde lo más alto del salto se puede ver al fondo la Serranía de La Urbana. Ya ubicados decidimos separar el equipo en dos para subir al salto por un sendero en las riveras del rio y el otro grupo se quedo en el campamento custodiando las cosas por encontrarse en la zona varios indígenas y ya sabemos como son de curiosos.
Un nuevo día y con todo el equipo activo seguimos hacia el segundo salto, El Maniapure, a diferencia del anterior este se encuentra oculto y dentro de una finca privada. Después de pedir permiso a sus dueños y garantizar que todos los falsos y cercas quedarían como estaban nos permitieron el paso, aquí la trilla se encuentra totalmente tapiada de arbustos y matorrales secos los cuales se encargaron de dejar su marca en los vehículos, un recorrido de unos 30 minutos nos llevo al mirador del Salto, desde aquí se toma un sendero hasta la unión de los ríos para ascender al salto, este lugar tiene unas características únicas, de la cima de la montaña se desprende la caída de agua y a mitad de la caída el cause del agua se introduce literalmente en la tierra y se filtra entre grandes rocas, las cuales están colocadas como si fueran un Lego gigante. El ascenso no es fácil, se tiene que llevar el calzado adecuado ya que la roca ofrece una muy buena tracción al caminar, pero hay que saltar grandes grietas y superar inclinaciones muy fuertes, al igual se camina por estrechos pasadizos para poder ver el rio en algunas partes debajo de las rocas, el equipo solo logro ascender a la mitad del recorrido y no se pudo llegar al sifón, al tratar de superar una de las grietas fuimos sorprendidos por una gran serpiente la cual no estaba de muy buen humor, así que decidimos no molestarla y conformarnos con el lugar donde llegamos. El estruendo del rio debajo de tus pies y la inmensidad de las piedras hacen de este salto único en la zona.
A primeras horas de la tarde decidimos buscar el tercer punto de esta etapa, La piedra de King Kong, teníamos algunas referencias pero no eran seguras así que entramos a otra finca privada y pedimos permiso para buscar el lugar, una amable señora nos dio el dato que hacia falta y fuimos a buscar la piedra, al llegar encontramos una loma la cual es una sola roca gigante, las ganas de subir en los vehículos no se aguantan, pero decidimos no hacerlo para mantener el lugar sin las huellas de los vehículos, todo el equipo se separo en búsqueda del la mítica piedra y después de una hora de búsqueda se logro ubicarla, les comento que pasamos por el frente de la roca como cinco veces, hasta nos montamos sobre ella para lograr una mejor vista de la zona y nunca nos percatamos de la piedra, el truco esta es en buscar el ángulo correcto y se puede ver la forma del famoso King Kong.
En nuestra segunda etapa fuimos a visitar el lado Sur de la Serranía nuestro punto de llegada fue la Comunidad Fe y Alegría de la etnia Piaroa. Al arribar a ella nos sorprendió que estaba totalmente abandonada nos extraño el echo pero ya por la cercanía de la noche decidimos quedarnos ahí. Al día siguiente nos enteramos que la comunidad posee dos campamentos más, los cuales los usan para así poder llevar el ganado a diferentes lugares de pastoreo y la comunidad se muda completa, cabe destacar que esta zona es una gran sabana de pastoreo, lo mas significativo es la mezcla de los monolitos de roca y la sabana, un lugar típico del la zona norte del estado Bolívar. Aquí visitamos el rio Guaniamo el cual marca la entrada a una zona minera, actualmente esta zona esta custodiada por el ejército y guardia nacional, así que nuestra visita causo cierta incomodidad ya que esta zona no es turística, en esta zona se puede notar la contaminación del rio por la actividad minera y se ve a simple vista en la coloración del agua de los dos ríos, contaminado marrón y el limpio color oscuro. Aquí visitamos otra finca y nos permitieron armar campamento a las orillas del caño Guaniamito y terminar de pasar el día en la zona.

Siguiendo nuestro recorrido nos acercamos a la serranía lo más que pudimos y visitamos una comunidad Piaroa, el camino está totalmente abandonado y con muchos árboles caídos, el trabajo para despejar la vía nos llevo todo el día, en varias ocasiones aparecían indígenas atraídos por el ruido de los vehículos, las hachas y la moto sierra , ellos se encontraban en su jornada de cacería y siempre nos decían que no nos descuidáramos por que en la zona hay muchas Mapanares y varios tigres, como en todo grupo empezamos a bromear unos a otros con el tema del tigre hasta que en un barrizal encontramos varias huellas de tigre frescas, así que tomamos en serio la palabra del cazador y sabíamos que no estábamos solos en la trilla. En esta trilla solo hay paso solo para motos, las cuales son el transporte actual de todas las comunidades, es común ver a los indígenas sacando su siembra en las motos o simplemente como medio de trasporte para llegar a los poblados de importancia, nos comentaron que antes tardaban hasta tres días para llegar a la carretera ahora tardan uno solo. Este recorrido nos llevo hasta un caño cercano a la comunidad, donde armamos el campamento y ellos decidieron visitarnos a primera hora de la mañana, aquí entregamos un donativo de ropa, alimentos y combustible.
Luego de una buena charla y visita a los conucos nos dieron el dato de un buen lugar para acampar, uno de ellos retorno con nosotros hasta una finca donde la vista de la serranía era sorprendente y con un gran rio a nuestro lado, nos despedimos de nuestro guía no sin antes extendernos una invitación para volver y pasar varios días con ellos en la recolecta de la siembra de cacao. Con este último campamento dimos por terminada nuestra visita a la Serranía de La Cerbatana.

No hay comentarios.: